Entrevista a Piedad Rivadeneira / Felicidad

¿De dónde surge el concepto del diseño del libro?
En principio, el encargo de Aplaplac y los autores era hacer una enciclopedia visual. El texto original estaba dividido en cápsulas que imaginaban diseñadas cada una con su foto o imagen de referencia. Cuando vimos el texto nos pareció muy difícil encontrar imágenes para todos los temas que incluía. El archivo visual de Chile no es muy rico y había muchas historias, detalles fascinantes de lugares o momentos que por antigüedad o escasez de los archivos no habría sido fácil ilustrar. Además, los textos son tan buenos, que nos pareció mejor relevarlos en un libro de formato más cómodo y manejable que una típica enciclopedia visual. Es otro tipo de lectura. Entonces les propusimos que rearmáramos los textos de manera que quedara un tema por página, con un par de cápsulas y una ilustración que sintetizara alguno de los temas tratados en la página.

¿Cómo lo ilustraron?
Cuando empezamos a diseñar el libro, en el 2004, trabajaba conmigo Inés Pichetti. Entre las dos vimos cómo ilustrarlo. Contábamos con unas pocas fotos que habían quedado del material de investigación del programa y nada más. Le encargamos fotos a Juan Diego Santa Cruz y al artista Álvaro Oyarzún le pedimos que ilustrara algunas escenas e historias fantásticas que describe el libro. Usamos pedazos de libros viejos, el cuaderno de cocina de mi mamá, nuestros archivos personales, recortes, dibujos, fotos autorizadas de otras editoriales, ilustraciones de Claudio Gay, grabados de la Lira Popular. Ilustramos, hicimos collages, de todo un poco

¿Por qué se demoró tanto en aparecer?
El libro estaba casi listo el 2006 y algo se trabó con los presupuestos para imprimirlo y quedó guardado en un cajón. Cada tanto lo tomábamos en Felicidad, y lo rediseñábamos un poco, cambiábamos una ilustración, corregíamos, retocábamos. Muchas personas participaron de este proceso: Jocelyn Quezada, Amanda Lacalle, Daniel González y varios diseñadores de Felicidad. El 2010 hicimos un intento por publicarlo, le pedimos a la Andrea Palet que lo revisara, que viera lo que podría haber sufrido daños con el terremoto, lo que necesitara actualizaciones, etc. Y volvió a quedar guardado hasta este año en que Hueders se sumó al proyecto y por fin logramos imprimirlo y lanzarlo.

¿Qué página, capítulo, historia te gustó más cuando lo diseñaron?
¡Es que a mí me fascina este libro! Aprendí toneladas de cosas haciéndolo. Me fascinó la Quinta Normal, no sabía ni podía creer que el Santa Lucía hubiera tenido un tren y un teatro que censuraron, me enamoré de Vicuña Mackenna. Vi para siempre el cementerio general con otros ojos, como un museo. Adoro el capítulo de Conguillío que ilustró la Inés y le quedó precioso. ¡Me gusta todo! Los textos son geniales.

fotopiedad